19/07/2021 10:13 - Envo de armas a Bolivia

Encontrar la verdad

Sobre el envo de material y armamento policial por parte del gobierno de Mauricio Macri a Bolivia para reprimir las protestas sociales ante el golpe de Estado contra Evo Morales, hecho que fue denunciado por el gobierno de ese pas, opin para Tlam Ariel Basteiro, embajador argentino ante el Estado Plurinacional de Bolivia.

Ariel Basteiro

Por Ariel Basteiro

Con la nota dada a conocer por el gobierno de Bolivia "apareció la punta del ovillo que descubrió un entramado aún mayor de contrabando".
Con la nota dada a conocer por el gobierno de Bolivia "apareci la punta del ovillo que descubri un entramado an mayor de contrabando".

Era noviembre de 2019, en aquel medioda en el que estaba participando de un encuentro del Grupo Puebla en un hotel cercano a la zona de Retiro, cuando comenzaron a llegar las noticias que los militares se haban amotinado contra el poder constitucional ejercido por Evo Morales y solicitaban su renuncia.

Por aquellas horas, an no estaba confirmado su paradero en la zona del Chapare. Todos aquellos que de una u otra forma estbamos involucrados con la vida institucional, poltica y social de Bolivia empezamos a preocuparnos: el golpe se haba llevado adelante. Evo, con la invalorable ayuda del presidente electo Alberto Fernndez, puedo salvar su vida y viajar al pas hermano de Mxico.

A partir de diciembre, con la asuncin del gobierno de Alberto y Cristina, Buenos Aires fue el refugio de Evo Morales, lvaro Garca Linera y muchas/os bolivianas/os que llegaban escapando de la cruenta dictadura de Aez y Murillo (el ministro fuerte hoy preso en EE.UU).

Fue as que comenzaron a formarse grupos de solidaridad con Bolivia en Buenos Aires y all, por mi cercana y conocimiento de muchas/os compaeras/os que llegaban como exiliadas/os, nos enteramos de lo que empezaba a suceder y cul era la actitud de la Embajada argentina por esos das.

El compromiso y la lucha inclaudicable del MAS y sus militantes hizo que, relativamente antes de lo que podra haber sucedido, la democracia y Lucho Arce volvieran al gobierno de Bolivia.

Al dejar la Embajada en diciembre del 2015, luego de recibir el Cndor de los Andes (la mxima condecoracin que entrega el gobierno boliviano), no imagin que volvera nuevamente a ser honrado como embajador. Bolivia recuper la democracia arrebatada por un golpe cvico-policial-militar-eclesistico. Fue as que, cuando llegu nuevamente a Bolivia, tena el fuerte compromiso de volver a poner a la Embajada como una referencia de amistad y solidaridad con este hermano pas.

Hace tres meses que retom mi funcin de embajador y fui conociendo ms profundamente los acontecimientos que se vivieron en las calles y ciudades de Bolivia en los das del golpe y llam la atencin mayscula cuando leamos en los diarios el descubrimiento de Ecuador colaborando con la llegada de cartuchos y gases lacrimgenos que haban llegado en pleno golpe para colaborar con la represin, escuchamos decir a funcionarios del gobierno de Bolivia sobre la participacin de otros pases en esa desestabilizacin de la democracia boliviana.

"Nunca pensamos que la Argentina, pese a Mauricio Macri y su gobierno, pudiera estar involucrada"


Nunca pensamos que la Argentina, pese a Mauricio Macri y su gobierno, pudiera estar involucrada. Cuando la maana del 8 de julio el ministro Rogelio Mayta me convoca a la Cancillera para solicitar por nota la colaboracin en averiguar la posible participacin de Argentina en el golpe, con la ayuda de material blico, puedo asegurar que era escptico en poder encontrar documentacin alguna. Pero la sorpresa mayor fue cuando en la Embajada descubro la nota que desat el escndalo y la vergenza para la Argentina por la llegada de material antimotn para reprimir al pueblo boliviano.

En un principio supusimos que era la nota que un oscuro general haba enviado a una oscura embajada por esos tiempos. La nota estaba dirigida al exembajador agradeciendo el envo de 40 mil cartuchos de municiones y gases de diferentes tipo. All, con esa nota, apareci la punta del ovillo que descubri un entramado an mayor de contrabando, ocultamiento de documento y hasta un plan de sectores polticos para terminar con gobiernos populares y democrticos como el de Evo.

Una serie de notas no reconocidas, municiones no aceptadas por las personas que las enviaron, argumentos falaces para justificarse, se fueron cayendo a medida que aparecan ms documentos y hasta las propias municiones, la prueba del delito. Tambin se cayeron los argumentos falsos de que 70 mil municiones se haban gastado en entrenamientos, con la declaracin de los propios gendarmes que atestiguaron que nunca hicieron entrenamiento en Bolivia. All se demuestra que la mentira del mentiroso Macri, as como la de la exministra de Seguridad Patricia Bullrich y dems actores menores, trataron de negar la realidad, afirmar y reconocer lo sucedido simplificara y acortara los tiempos de la justicia y terminaran juzgados en menos tiempo. Es por eso que, al negarlo, como en el caso del gobernador Morales, es tratar de "matar al mensajero" para no hacerse cargo de los ilcitos que cometi el gobierno que l forma parte, agarrndosela con aquellos que con tica y responsabilidad investigamos, aportamos pruebas y encontramos lo solicitado por el gobierno boliviano.

Este proceso recin empieza, quizs sea extenso, pero saludable para la historia de nuestros pueblos que a los responsables de contrabando de armas como han sido en este caso Macri, Bullrich, Aguad, lvarez Garca y los jefes de Gendarmera a cargo en ese momento respondan ante la ley, segn los imput un fiscal y lo investiga una justicia argentina, tambin boliviana y hasta podrn ser denunciados ante estamentos del derecho penal internacional.